Opinión: BNG de Betanzos